dijous, 24 de juny de 2010

De Brazzaville a Kinshasa... 24 de junio? .. ¿san juan?? como pasa el tiempo!!!!!



..viajar es buscar tu indentidad por contraste.

Esto es mas dificil de escribir.


Uno intenta redactar las experiencias que le suceden, aun y no habiendo tenido jamás la facilidad de escribir. Se podria incluso preguntar a mis antiguos profesores de escuela, donde no hubo ni uno que no me llamara la atención por la brevedad de mis respuestas en los exámenes. En este momento el escribir un detallado resumen de los acontecimientos sucedidos en las últimas semanas de nuestro viaje es verdaderamente necesario, a poder ser con pelos y señales, con sentimiento y piel de gallina.
La furgoneta empieza a ser un peso muerto. No deja de ser un hierro de más de tres toneladas del que estamos realmente encariñados. Pero sinceramente, a menudo se ha convertido en un dolor de cabeza. No le echamos la culpa ni a ella ni las carreteras africanas, ni tan solo al tute que le llevamos dando desde los últimos 9 meses, sin contar los que se habrá llevado en los casi 17 años que lleva en la carretera. Sino a los mecánicos africanos. Pero como que ya es tarde para culpabilizar a nadie, la lección está más o menos aprendida, y el mérito de este viaje se basa no en la travesía del continente, sino con diferencia, en la sobrecarga de paciencia y en los conocimientos en los que hemos, estamos y debemos seguir empapándonos hasta la saciedad.

Brazzaville ha sido un hogar cómodo, relajado, incluida una pequeña familia que nos ha hecho sentir como en casa. Hemos gozado de los Couch’s Maxime y Cristoph, que a parte de las hospitalidad ofrecida estas dos semanas, han sido la caña y nos han ayudado muchísimo en lo que han podido.

Los problemas de nuestra furgo se han solucionado con nuevas adaptaciones a falta de piezas iguales. No creemos que sea necesario especificar que piezas,pero bueno, pa los entendidos, la cosa iba de transmisión, satélites y alternador. Casi nada.


Para nuestra suerte, y después de haber movido a la mitad de la comunidad blanca de la ciudad en busca de piezas (embajadas inclusive), acabamos recurriendo a la comunidad negra, que significa meterse en su terreno y buscar soluciones africanas.

El segundo día tenemos a un equipo de bomberos con el jefe de taller metidos debajo de la furgo, pero después de ver alguna actitud prepotente bastante desagradable, y la de dinero que nos quieren sacar decidimos buscar a otra persona. Por suerte topamos con Willy, en el barrio de Bacongo, que alucinantemente demuestra ser un mecánico coherente, y decentemente cumplidor con los horarios convenidos. ¡Y es congolés! ¡Increíble! Así que poco a poco vamos cogiendo la confianza en la posibilidad de arreglar la furgo, cosa hasta ahora parecía difícil. Mientras van apareciendo las piezas, las adaptaciones y la buena mano de obra, nosotros vamos haciendo de las nuestras, siguiendo a la gran comunidad francesa que viven en Brazza, que nos acogen y nos invitan a participar en muchas de las pocas actividades que acontecen aquí. (karaoke, golf, ver partidos del mundial, beber y beber, ....sin comentarios!)

Tras dos semanas parece que la furgo está en un estado más decente que en el que llegó a la capital. Aunque no las tenemos todas, y no quisiéramos tener problemas al otro lado del rio, viendo que los ruidazos que hacia se resumen tan solo en algún clong clong y alguna nueva vibración, creemos que es el momento de partir, cagaitos del miedo, pero es el momento de continuar,.. como diría alguno que yo se.. ‘ show must go on’.


Es la hora de tomar el temido barco que nos llevara al otro lado del rio, a la República Democrática del Congo, Zaire, Congo Kinshasa, Congo belga o como se le quiera llamar. Hemos escuchado que es una travesía complicada. Sofia se pone manos a la obra con el tema del puerto, y la cosa que parecía iba a ser terrible, queda tan solo en los tramites habituales, y que nos piden en el último momento un sello, que no era necesario, por supuesto, y nos hacen perder el primer ferry. Que se le va a hacer. Tememos que no lo hayan hecho a propósito con algún trasfondo que desconocemos, ya no podemos dejar de malpensar. Finalmente parece ser solamente una ‘tocada de huevos’ a los blanquitos. De hecho todo ese rato de espera, unas dos horas, son el tiempo perfecto para ver el funcionamiento interno del puerto, la locura en que se convierte la carga y descarga, minusválidos, las palizas y requisas de los militares. Todo un espectáculo.

Con el siguiente barco, sobre las tres de la tarde, embarcamos. En distancia deben de ser unos dos kilómetros que se recorren aproximadamente en unos 40 minutos. Las dos capitales del mundo más cercanas. Estamos en uno de los momentos que más miedo nos daban de todo el viaje y definitivamente estábamos equivocados.

Al llegar al puerto viene un policía super amable a pedirnos los documentos del vehículo, y nos hace acompañarlo a un despacho mientras el Barto se encarga de sacar la furgo. Todo va al dedillo, estamos en Kinshasa, y es lo inimaginable. El secretario de aduanas que nos toma los datos es agradable y con una conversación interesante. Pero en el momento que está rellenando el segundo formulario ve que mi visado y el de Sofia contienen el mismo número. ¡En vez de ser números correlativos, coinciden! Se lo comenta a su jefe. El típico elegante, altivo y antipático, que nos dice que con tal error se anulan los dos visados, se dan como falsos…. ¡¡¡¡ Que? ‘pero si el error es de el embajador congolés que nos los hizo, ¡es absurdo!’

Solo nos dá tres posibilidades (legales): volver mañana por la mañana con el primer barco hacia Brazza, segundo, volver en el barco que va a salir en breve, si es que lo hay , de vuelta de donde venimos, o tercero, hacer dos visados de aduanas con una validez de 7 días de 60 dolares cada uno (ahí te pillé Andrés!). ¡Mierda! Como nos tiene pillados el muy cabrón! Intentamos entrar en negociación, con la ventaja , o así creemos nosotros, de que falta menos de media hora para que cierren la oficina, y el puerto, y por lo tanto que va a tener que acabar cediendo. Pero el tío no cede, ni tan solo cuando a la desesperada le decimos que al menos si tiene que anular que lo haga solo en uno, pero no en los dos. El buen hombre no entra en razón, y a parte de los 60 dólares, la cosa es que serian tan solo visados de 7 días y la extensión se va a los 120 USD cada uno,.. lo mismo, una autentica locura de dinero por la cara.

Hay que empezar a sacar cartas de debajo de la manga, y lo de un soborno directo se intuye pero no se ve muy claro, y es que si la cagamos más, aquí se puede liar bien gorda. Recurrimos a un teléfono que nos dieron en Brazza de alguien que trabajaba en la Embajada española de Kinshasa. (Bendito el día en que ese numero no fue a parar a la papelera y aun estaba localizado). Ni tan solo el nombre de la persona era el correcto, pero efectivamente era trabajador de la embajada. Medio confuso por la llamada de alguien que desconoce y que tiene su número privado de móvil, responde que va a ver si puede hacer algo. Ante tal respuesta, algo desesperados y con ganas de salir de este nuevo PERKAL que se está complicando por momento sin demasiadas soluciones a la vista, decidimos a medio gas hacernos la visa. En ese momento llama David, de la Embajada española, y dice que está viniendo para el puerto, que no nos movamos ni soltemos un duro. Les decimos esto a los allí presentes, que se empiezan a movilizar, un poco nerviosos. El Barto anda por fuera intentando solucionar lo de la furgo para sacarla del puerto. Son más de las seis de la tarde.

No sabemos como, en menos de 5 minutos desde la llamada de David, empiezan a cerrar todas las puertas,  despachos y nos sacan para fuera. Un coche está esperándonos en la puerta de la oficina, un coche no oficial. Nos obligan a meternos dentro, a la fuerza, como detenidos, a Sofía y a mi. ¡Mierda, que está pasando aquí!

‘..Donde nos llevan si estamos esperando a nuestro embajador? Si nos ha dicho que ya llegaba! ¿Dónde está Barto?
      ‘Tranquilos, si nosotros os llevamos a vuestra embajada ahora mismo!.. vuestro amigo ahora viene detrás en otro coche’
‘no, no .. un momento, paren el coche, no nos movemos de aquí hasta que no vengan de la embajada’
      ‘de aquí no se baja nadie,…’
‘mierda aquí está pasando algo que no nos gusta, que está pasando??????

Así que arranca el coche, con tres tipos, Sofía y yo. Nos están sacando del puerto, no vemos al Barto por ninguna parte, el de la embajada que no viene,.. la cosa se está empezando a poner fea de verdad. Con le miedo en el cuerpo y desconfianza absoluta, Sofía abre la puerta del coche en marcha, y como que paran, aprovechamos para bajarnos y pedir ayuda. Donde nos llevan??? Al escuchar los gritos y tal escándalo empieza a llegar la policía y los militares que guardan el recinto portuario a ver que pasa. Intentamos explicar, y ellos mismos tienen pinta de no entender a donde nos llevan ni el por qué. Eso nos hace coger más desconfianza de la situación. Vemos que incluso entre ellos se discuten para que nos dejen ir, pero después de no entender nada, dejan que se nos lleven. Entre todo ese escándalo e intentando ganar tiempo para que lleguen los de la embajada, o aparezca el Barto, nada sucede.
De repente, y ya en la noche, circulamos por las calles de Kinshasa, sin saber a donde nos llevan. Los dos tipos de la aduana que están en el coche con nosotros se sientan uno a cada lado para que no se nos ocurra volver a abrir la puerta del coche y nos quitan el teléfono al intentar llamar de nuevo a David. ‘Donde nos llevan?’ ‘os llevamos a vuestra embajada’ ‘¿A las 7 de la tarde me llevas a mi embajada??? Que está pasando! coñooo!!!?
No pasa mucho tiempo, quizás menos de diez minutos, y salimos de la calle principal para meternos en una más estrecha. Da dos toques de claxon y se abre un portón de hierro. El chofer dice que ya hemos llegado a la embajada. La puerta la abre un hombre de uniforme azul. Se puede leer escrito a la altura del pecho POLICE. Hemos llegado, es el centro de detención de migración!!!!!!!!!!!
Nos hacen bajar. Es un edificio de planta baja con un pequeño patio de tierra, y una gran olla cocinándose al fuego en medio. Los policías nos miran con la misma sorpresa que les miramos nosotros a ellos. ¡¡¡Estamos detenidos por uso de documentación falsa!!!!!
Nos vamos relajando al ver que todos los malos pensamientos que habían pasado por la cabeza acaban ahí, en una pequeña comisaria. Los dos cabrones de aduanas se van tan tranquilos y nos dejan allí sin explicación alguna en manos de los policías. Sin saber como ni por qué estamos detenidos, indocumentados, y separados del Barto.
Nos sientan en unas sillas en el patio, al lado de una chica china. Detrás de una espacie de habitación con barrotes aparecen manos y caras de chicos chinos y pakistaníes. Es un lugar surrealista. Es increíble lo rápido que ha sucedido todo. Nos toman los datos y nos hacen sacar todo de los bolsillos. Están bastante contentos de haber sacado de uno de mis bolsillos un billete de 50euros. La calderilla y la moneda congolesa parece que no les interesa mucho. Sofía tiene un billete de 100 que ha tenido suerte de llevar bien escondido y que ninguno de los presente se le ocurriera registrar. A mi me meten en la celda, y a Sofía le toca quedarse fuera, parece ser que solo tienen una celda y es solo para hombres.

En esos momentos no para de sonar el móvil. Uno es Mikaelo, el couch surfer belga que habíamos contactado para quedarnos en su casa y al que nos había dado tiempo a enviarle un msn para explicarle un poco por encima que estaba sucediendo mientras aun estábamos en el puerto y el otro es David de la embajada. Finalmente Sofía convence al poli para que le deje coger el teléfono, (siempre éste pidiéndole 100 dólares que nunca recibió) y así al menos explicar más o menos en que comisaria nos habían metido y la película que estábamos viviendo en nuestro magnifico recibimiento en Kinshasa.

Preso en Kinshasa. No nos van a pasar cosas en este viaje, ¡mi madre!

Los otros chicos de la celda me explican que todos tienen un problema, en resumen es el mismo para todos, CONGO: NO MONEY=PROBLEM . Uno de los pakistaníes me dice que lleva diez días metido en el calabozo, pero que no entendía el por qué, si tiene una visa para tres meses. Pobre gente. La ley aquí tiene los pies en la cabeza y el color del dinero.

En una hora más o menos se presenta el director de la comisaria diciéndole a los polis que nos dejen salir y que nos devuelvan todo lo que nos han requisado. Parece ser que al fin ha llegado alguien a salvarnos. A regañadientes nos devuelven el dinero, aunque no se cortan en pedirnos que les demos una propina por su colaboración! (y una mierda!)

En la puerta tenemos a dos representantes de la embajada española, David y Salva y al Barto. La primera pregunta es si nos han pegado, no me quiero imaginar lo que hubiera podido pasar. Un reencuentro lleno de explicaciones. Así nos llevan hasta la casa de Mikaelo, y quedamos para mañana y ver como lo hacemos para conseguir de nuevo nuestros pasaportes, intentar sacar la visa sin pagar un duro y mover la furgo fuera del puerto.

Resulta que al Barto lo habían metido en otro coche con tres tipos, sin tener claro donde lo iban a dejar, si en un hotel, si en casa de Mikaelo o si en la recepción de comisaria. Entre ello el no tenia ni idea que nos habían metido en el calabozo, y parece ser que nadie tenía intención de explicárselo.

Una cervecita para el relax y una vez en casa de Mikaelo es hora de pararse a pensar en todo lo que ha pasado en las últimas horas,.. vaya kakao!

En la mañana David se encarga de mover hilos, visitas a D.G.Migración y de hacer unas cuantas llamadas para conseguir recuperar nuestros pasaportes y sobretodo que nos aceptaran la visa por ser todo un error de su embajador. Nos imaginamos que nada fácil para él, pero que acaba con un éxito rotundo, pues en la tarde ya tenemos en nuestras manos la documentación, visas y la furgo aparcadita en la casa.


A partir de aquí nos toca conocer un poco el mundo Kinshasa, que no parece ser nada fácil.


La gente de la Embajada nos ha tratado de lujo, por decirlo de alguna manera, mejor imposible. De buenas a primeras nos ponen al día de la situación del país en este momento concreto, caracterizada sobretodo por faltar días contados para el 30 de junio, día del 50 aniversario de la independencia del país. Lo que representa muchísima más presencia militar de lo normal, una tensión en aumento hacia la fecha indicada, y por lo que nos hacen entender algo así como,.. “y lo que pueda suceder después”. Queda la cosa en el aire, imaginándonos que entre que el país lleva tan solo tres años sin guerra relativa, y que aun hay grupos de rebeldes bastante activos en diferentes puntos del país, la situación no es la más tranquila del mundo. Con tal información entendemos que lo más coherente es coger la visa de Angola lo más rápido posible, carretera y manta. Digamos que la idea no es mala, pero el problema aquí es la dificultad que llevamos arrastrando desde hace meses para conseguir la dichosa visa.

Vamos a informarnos de que es lo que necesitamos a la embajada angolesa, y son unos cuantos papeles, fotocopias y una carta de nuestra embajada. A parte de la carta, David nos hace algún papelito y alguna llamada extra para ayudar a conseguir acelerar el tramite. Sus esfuerzos no han tenido mucho resultado a simple vista, pero bueno, no hay mal que por bien no venga, y nos toca pasar el fin de semana en Kinshasa. Cosas de la vida que este fin de semana es el (mini) festival de Jazz y encontramos el relax detrás de algún buen concierto, unas buenas cervezas y una pequeña comunidad española superagradable que se encuentra en el Congo.


Claro que todo es gracias a Mikaelo que es un excelente guía, y nos esta llevado a conocer todo lo que se puede abarcar no demasiado lejos de Kinshasa, aunque cualquier punto no lejano, con el tránsito congolés, se convierte en horas y locura de coche.


Lindos lugares a orillas del rio Congo, y la Reserva Lola Ya Bonobo, de primates que dicen ser lo mas cercanos genéticamente a nosotros (99/). A unos mas que a otro, por supuesto.


La verdad que teníamos mucho miedo de kinshasa, lo cual es muy normal por nuestro recibimiento y por la de cantidad de historias que nos explican continuamente de anécdotas de uno, de otro, o del amigo del tal. En general la comunidad de blancos de esta ciudad viven encerrados o en sus casas o en sus pequeños círculos. Desde luego la adaptación a este medio no parece para nada fácil y a veces incluso no posible. Son dos mundos lejanos dentro de la misma ciudad.


Este país esta invadido literalmente por las Naciones Unidas, con unos 20.000soldados, y otros 10.000 en la administración. Uno se pregunta si es necesario, si traen la paz o cual es su misión en países tan ricos como Congo. No dejamos de tener nuestras dudas, pero ahora mismo no es nuestro trabajo salvar al mundo sino salir cuanto antes de aquí. Adri, ya nos lo explicaras!


Y así están las cosas. Hace ya más de una semana que estamos en Kinshasa, pasando cada dia por la embajada de Angola donde las cosas parecen que no avanzan, o al menos muy pero que muy despacio. Ya nos vemos celebranado el dia de la independencia en el mismisimo Congo. Hoy hemos vuelto a ir para averiguar la fecha en la que podrian estar hechas las visas, pero la cosa no está nada clara. De momento seguimos en la casa de Mikaelo, al que le estaremos eternamente agradecidos por su hospitalidad, y frecuentando nuestra familiar embajada española, que es el lugar donde relajarse un ratito, tener buenas charlas y comer los bocatas de chorizo que se hacen en el super de enfrente, vaya descubrimiento!!
Os mantendremos informados cuando podamos abrir las alas y seguir nuestro vuelo!

Y hasta aquí las aventuras de los fragonafricanus, estancadisimos pero siempre con mil cosas que explicar. Os queremos muchisimo familia, más de lo que os podeis imaginar! Os mandamos besos, abrazos y amor incondicional a todos, pero esta vez sobretodo al Pep!!! felicitats Marta i Adri!!!!!

Gracias por estar tan cerca de nosotros.



7 comentaris:

  1. buuuuffffff!!! quin sustu!! vaya tela con el "secuestrito"...!!! Ja t'ho deia jo que això del Congo...

    Menys mal que al final tot el que expliques s'acaba bé i queda sempre en una anècdota més! Pero abre-bien-tu-ojo! Que aqui estem tots pendents de rebre les teves històries i no ens hem de quedar amb l'ai al cor!

    I ara Angola?? Segur que no hi ha xou per allà!??! Joer!! és que amb això de la maternitat encara m'he tornat més patidora!!!

    T'envio mil abraçades que t'acompanyin amb el que et queda de viatge!
    ailoviuuuuu

    ResponElimina
  2. xatos ja sabia que tard o dora acabarieu al talego,a les pelis d'acció sempre passa i aquest viatge que feu és molt millor que qalsevol peli.
    Ja vec que teniu molta paciència suposo és el que més heu après no??
    A cuidarse i molta sort
    Bona entrada de veranito ja que per aqui el sol comença a apretar!!salut
    fura

    ResponElimina
  3. home nois!!
    tremendas aventures que continuem vivint, cadascu al seu cami i l'energia al de tots.
    salut i força al canut !!!
    .el niño.

    ResponElimina
  4. hola fragons....!!!!,quines histories!!,quins camins!!!....quina vida,eh!!!,pura vida!,sempre que us llegeixo,estic aquí...amb valtres,però la cosa, es que encara que no us llegeixi....continuu estan aquí....amb valtres...pel que fagi falta!!!...apenat de pensar que no estic carnalment..., però alegre d´estar conectat amb la ment i el pensament...molta força vital!!,molta calma...i muchos muchos huevos i ovarios!!!...
    se os quiere con el alma...
    jos3 el joaki

    ResponElimina
  5. moltes gràcies per la menció!
    el Pep ya sabe que estás rodando por África... de fet, ens hauries de dir per on pararàs al mes d'agost que l'enviarem de colònies amb el tiet Jordi lafiesta y sus amig@s de fragoneta.
    La Marta està molt bé i té moltes ganes de veure't!
    Estem contents que l'aventura segueixi endavant i tot i els sustus, ens segueixis arrencant somriures cada cop que llegim el blog.
    un petó molt fort i que l'estrella segueixi brillant!
    Marta&Adri&Pep

    ResponElimina
  6. Molt bones bona gent! soc el victor dels de africafondo. Ells ja vam arribar a cape town fa temps i ja estan a casa. Van fer un bon rally abuja-capetown en 2 mesos!! Molta sort pel camí i content de saber de vosaltres i que avanceu bé.
    Molta força per atravessar africa!!!!
    us seguiré des de mallorca with love
    ah! el video de tot el viatge africafondo el podeu trobar a meduseando, el meu blog, dura 11', no es fa pesat, a tope fragonafricanus maximus!!

    ResponElimina
  7. andeevaa con la fragonetaarrr barto!!!
    hacia tiempo que no leia nada de vosotros, y me hecho un sesion continua de vuestras historias..., nen, me encanta ver que estais rriendo en toas las fotos, con humor e ilusion.
    Cuidate barto, desde altafulla con amor
    Dani el artesano

    ResponElimina

"en mi mundo .. en mi camino"