dijous, 24 de desembre de 2009

Especial navidad y feliz año 2010, bon noel malian!!!

Desde que salimos de Segou no hemos parado de adentrarnos en el Mali mas profundo,..aliendonos de las carreteras principales para llegar a los lugares de destino cruzando pistas en algunos casos, y en otros algo asi como caminos transitables.

s
La primera de las experiencias ha sido para llegar de Segou a Djene. Para ello hemos cruzado cientos de hectarias de campo y arrozales, que se crean por el llamado Delta de interior, que se forma en las tierras que rodean el Niger en decenas de kilometros de sus orillas, debido a la curva natural que hace y lo llano del terreno.
 

Ha sido increible poder descubrir este espectaculo verde, los agricultores,los pequeños pueblos que hemos ido cruzando, con sus mezquitas de estilo sudanes.
  
Al final nuestro objetivo es llegar al pueblo de Djene, considerado patrimonio de la humanidad por su mezquita y por su mercado.

Un lugar de mucho color, pescado, aromas y gente de diferentes rasgos y etnias.


Hemos continuado nuestro camino con la duda de si ir a Tumbuktu, por todo lo que se escucha sobre la situacion, y los movimientos rebeldes entre los tuaregs, pero definitivamente lo que nos dicen es que podemos ir tranquilos, pero que no en furgo, asi que decidimos dejar la furgo en Mopti, y continuar en el Patrol del niño. Una vez en Duentza todo es pista rojiza, a primera parte decorada con montañas de fondo, pero la mayoria dentro de una zona arida y desertica, aunque no ausente de vegetacion, burros , tuaregs y shongais. Despues de los doscientos kilometros de turundule llegamos al Niger, que cruzamos en barcaza, y en breve ya estamos en la famosa ciudad de Timbuktu.
 
l
   
Uno siempre espera encontrar mucho mas, idealiza un nombre. Desde luego esta ciudad es mas nombre que otra cosa. Es una ciudad mas, lleno de vendedores de artesanias tuaregs, que ofrecen paseos a camello o ir a tomar un te a la haima de una familia tuareg. 
 
En esto se van convirtiendo estos lugares, dependiendo del poco turismo que llega, martirizados por las sequiaS que han azotado las ultimas decadas la zona, secandose los pozos del interior y que llevo a guerras y tensiones entre los Shongais y los Tuaregs.
  
La ciudad aun conserva algunos pequeños museos interesantes con reliquias del momento de esplandor del lugar y la imponente mezquita de barro, pero no deja de ser una pequeña poblacion mas.

Siguiendo la pista, y decididos a hacer una vuelta circular de regreso a Mopti, tomamos el camino de Niafunke (para los entendidos, cuna del musico blusero africano Ali Farka Toure). Desde este lugar nos dicen que la pista que queremos tomar esta cerrada por la crecida del rio, pero que quizas hay una alternativa, siguiendo una ruta de pequeñas aldeas, y que como minimo tenemos que cruzar
pequeños rios o lagunas dentro de cinco embarcaciones, un par a motor y otras con solo unas cañas que impulsan desde el fondo que no es muy profundo (bakys). Nos iluminamos con tal aventura y nos adentramos en la ruta, todo y que nos dicen que las pistas son poco marcadas y hay muchas bifurcaciones sin señalizacion.

La cuestion es que empezamos la aventura de noche, siguiendo otro 4x4 que va hacia la misma ruta, pero a la velocidad del rayo. A duras penas somos capaces de seguirle, pero lo hacemos y despues de cruzar dos bakys,
llegamos a una pequeña aldea, Kumera y acabamos jugando a un futbolin casero con medio pueblo para relajarnos, a la luz de las linternas chinas, y durmiendo en la misma plaza con las tiendas. En vista de lo dificil de seguir el camino, decidimos seguir con alguien que nos guie unos 30 km mas alla, cruzando varias aldeas y mas bakys. En el trayecto, el coche se queda en el barro y son los propios agricultores ( que estan cosechando el arroz) los que traen paja para poner bajo las ruedas y empujar el coche. y asi llegamos hasta Ngorky y su mercado.
Touregs llegando en camello o caballo vestidos de un increible azul y sus espadas, herreros y artesanos, toneladas de cacahuetes,.. y estos 4 blancos como la leche, siendo el espectaculo del pueblo,.. !!! como puede ser, verdad? si ellos tubieran camara de hacer fotos, estoy seguro que serian peor que nosotros!
Continuamos el viaje preguntando a cada pocos metros, a los pastores, y personas que aparecen con sus carros, y poco a poco nos vemos mas cerca de Ngomu, que es donde empieza la pista señalizada. LLegamos a una pequeña aldea bambara que se llama Dabala. Alli encontramos a Hammadu que nos explica que las aguas del rio han subido ( no habla nada mas que bamabara!) y dice que nos acompaña hacia donde hay menos agua, y quizas sea el paso mas adecuado. A unos tres kilometros del pueblo esta ese paso, con no mucha agua pero si mucho barro, y tras mirarlo y remirarlo, todo y estar convencidos de que no pasariamos, el niño coge carrerilla se mete en el agua,.. pero tan solo unos pocos metros pues el barro es espeso y no deja avanzar al Patrol. Intentamos de buenas sacar el coche, pero no hay manera, adelante es imposible mover el coche ni usando el tractel y atras no hay arbol donde atar el cable. NI planchas, ni ramas, ni esterillas lo mueven y cada vez esta mas hundido.

Esta anocheciendo asi que decidimso ir a dormir a casa de Hammadu y al dia siguiente ir a buscar un 4x4 a Nguma, que esta a unos 25 km a pie del lugar. Por el camino nos explican que al otro lado del rio hay mas agua, asi que la unica manera de continuar es volviendo atras, y la solucion ir a reclutar a los hombres jovenes de las dos aldeas cercanas, una, Badala de bambaras, y la otra, no recordamos el nombre , pero de la etnia de los Peul. El niño y el Barto se quedan acampando al lado del rio, vigilando el coche y viendo anodadados como cruzan jinetes a camello el mismo rio en el que el Patrol duerme mas marron que blanco.
Al mismo tiempo el Jose y Jordi van a casa de la familia y disfrutan de una noche en familia a la africana, bebindo leche, comiendo mijo, tomando te e intentando buscar una solucion, que ellos ven clara. Por suerte, el hermano pequeño de Hammadu, Amadu, tuvo la suerte de ir a la escuela, y es el unico de las pocas personas en el lugar que habla frances y eso nos facilita un tanto las cosas, asi como nos explican su idea. Asi que despues de plantar la tienda de campaña, bajo las atentas miradas de quien nunca ha visto algo igual, dormimos dentro de una de las casa de barro de la aldea, protegidos de los mosquitos, y por la mañana tras un sustancioso desayuno de arroz y mijo tostado, salimos a reclutar. Amadu ya se ha encargado de hacerlo en Badala, y ahora todos juntos, con hachas, azadas y palas, nos dirigimos a la aldea contigua de los peul, casa por casa, buscando a los jovenes que quieran venir a ayudar. Entre ellos se gritan, discuten, hablan, se saludan y resaludan, y finalmente y acordando una suma de Francos sefas, salimos camino del coche, a una distancia de un par de kilometros. Cuando llegamos, ya hay una avanzadilla hablando con Barto y Jose, asi que en total quizas seamos unos 25. Zapatos fuera (quien los llevaba), pies en el agua,.. cuatro gritos y mucha energia,.... no sabemos si fueron diez segundos o cinco minutos, pero el coche salio en un momento! Vaya alegria, todo el mundo en un momento paso de la seriedad a la risa, a saltar y reir,.. y como se contagia!!! El coche esta fuera, el coche esta fuera!
Poco a poco la alegria se va esparciendo, y cada uno va volviendo por su propio pie a su casa,.. nos por un lado, otros por el otro, otros quedan sentado, otros no paran de hablar,.. pero el coche ya esta fuera! Pasamos a despedirnos de la familia de Hammadu, que han sido lo mas hospitalario, y rehacemos el camino de vuelta, pensando que algun dia hay que volver a este lugar, quien sabe cuando.
El camino no es facil, y en uno de las bifurcaciones nos perdemos, y al preguntar en una pequeña aldea, Omar, profesor de la escuela, dice que tiene que ir a Niafunke y que nos podria acompañar,.. asi el camino se vuelve mas facil e imperdible.
Vaya suspiro al llegar a Niafunke tras cruzar el ultimo pequeño ferry,.. ya hemos llegado! retomamos la carretera de tumbuktu, y regresamos a Mopti, desde donde se escribe esta pequeña cronica.

Y con ello, y sin mas, sea o no sea navidad, sea o no sea feliz año nuevo, mil besos y abrazos a todos como siempre, sin escepcion,... por cierto, sentimos lo de los 4 bajo cero,.. los 40 no estan nada mal!!!!! amor!

divendres, 11 de desembre de 2009

ya estamos en Mali!!! 11 de diciembre 2009

(... no hemos podido bajar todas las fotos por problemas tecnicos... ya las colgaremos en el siguiente blog.).... imshaala!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

… y al fin encontramos los medios y el tiempo para continuar nuestra blog. Estas últimas semanas no fueron fáciles, sobretodo por lo de que nos echaran para atrás en la frontera de Mauriania, (por no tener en vigencia la visa), todo y que desde luego lo tomamos con mucha filosofía, pues un viaje por África así lo requiere, pero el billete de avión y el renovar el visado, son gastos impredecibles que duelen al bolsillo. Queda como anécdota y como experiencia para la próxima. La suerte fue tener a buenas amigas en las palmas, Corina y Blanqui que son quien han acogido al Jordi mientras realizaba los trámites del visado de Mauritania en la isla. Milllll gracias por vuestra hospitalidad!!!
Así fue como mientras los Joses y el Barto descansaban relajados en las maravillosas playas de Dakhla hinchándose a comer navajas de mar, el Jordi volaba en una avioneta de diez plazas con la misión de conseguir las visas.
 

Todo resulto bien, y al regreso, hemos emprendido de nuevo el camino ya conocido hacia la tierra de nadie, los 5 kilometros de pista de baches y arena fina, con cientos de cruzes perdedores, que separanla frontera entre Mauritania y Marruecos. Esta vez el niño ha conseguido dos pasajeros con los que compartir gastos. Son una pareja de jóvenes franceses que se han plantado en Dakhla haciendo dedo y que continúan camino Burkina Faso.
 


Esta vez sí que pasamos la frontera sin ningún tipo de problema, lo único es que escuchamos que hace tan solo un día que han secuestrado a un grupo de tres españoles de una Ong catalana. Con la noticia a flor de piel, cambiamos el plan de pasar unos días en Nouadibou, y decidimos cruzar el país lo más rápido posible, aprovechando también que hay unos franceses viajando en otra furgoneta, y podemos hacer una pequeña caravana en la que nos sentimos un tanto más seguros. En realidad no deja de ser todo relativo, gente cruza en 4x4 en diferentes direcciones, camiones equipados para hacer rutas en el Sahara.. la “paranoia”no deja de ser algo muy personal. Siempre pasa, en cualquier país del mundo, pasa con los extranjeros con el país Vasco.¿ Alguno de nosotros ha dejado de ir a Bilbao por temer a la ETA? Todo es muy relativo al conocimiento real de un país y de la situación, de los medios de comunicación de cada lugar, y de lo que acontece ,.. como podría repercutir en 4 personajillos insignificantes como nosotros,.. difícil de adivinar, como siempre en manos del azar o el destino.


Asi, ráaapido, con prevención y cohete en el culo, cruzamos del tirón medio Sahara, extensiones de dunas, pequeños poblados de tiendas de tela, pequeñas haimas, y desierto
.
Esos lugares donde a uno se le hace difícil entender como la gente puede vivir ahí, el por qué están ahí. La tortura real en esta carretera, lo que han sido unos 600 kilómetros, han sido los controles policiales, a veces tan solo distantes entre ellos por unos centenares de metros. Quizás hemos cruzado 20 controles, quizás 40. Unos son gerdarmerie, los otros militares, los otros pólice, los otros duane,… una auténtica locura, teniendo que dar a cada rato los datos, fotocopias del pasaporte y las negativas a cada una de las demandas de darles un regalo, ya sea un boligrafo, una camiseta, una garrafa de agua, entre otras. La necesidad cuando más al sur empieza a ser mas visible .

Al anochecer llegamos a Nouakchot, capital caótica, rara, pero ya africana. La población en Mauritania se mezcla entre árabes y africanos negros, con sus trajes de túnicas blancas o azules, todo ello mezclado dentro de una República radical Islámica.
 
Aquí aun continuamos con nuestra pequeña caravana, en la que somos los 4 españolitos y tres franceses bien buena gente. Nuestra historia empieza ya en zona de mosquitos por lo que aprovechamos un “camping” de la ciudad para preparar la fragon anti mosquitos, instalando tres mosquiteras individuales. La cosa es que esta furgo cada vez es más pequeña. ¿Será que se esta encogiendo???
 
Desde aquí, hemos tomado la ruta que va hacia el interior de Mauritania, rumbo a Mali, la llamada carretera de la esperanza
.
Dicen que no hace muchos años esta ruta estaba sin asfaltar, y sin señalizar, por lo que mucha gente se perdía y perecía, sin encontrar agua ni la dirección correcta. Hoy en día es más que imposible perderse, pero uno no deja de pensar estando en la carretera, que tal debía de ser en el pasado para que se ganara tal nombre,..

la route de l espoir.

Por cierto los controles policiales no han disminuido ante nuestra desesperación.
Hemos pasado la noche en un control policial, y por fin estamos en Mali.
 

 
Después de mil papeles, visas, seguro de coche, el lesse passe touristic del vehículo, cambiar dinero de nuevo, y pagar peajes ( mucho dinero en total, más la propina del poli malo) entramos en el fantástico mundo de Mali. Por fin, la sensación de habernos adentrado en el Africa negra, esa Africa que todos alguna vez hemos visto en la tele, en una película, o que tal vez tan solo hemos imaginado. Esas mujeres cargando fardos en la cabeza utilizando el puro equilibrio, caminando por carreteras, pistas solitarias rojizas, baobabs gigantes, carros tirados por burros, ganado de cuernos enormes, poblados en adobe, con casitas redondas de techos de paja.. definitivamente hemos llegado a África. Ya de entrada decidimos salir de la ruta principal que va a la capital, para adentrarnos en una pista de unos 300 km. La primera anecdota está en el primer control policial de esta pista. Al prinicipio no hay ningun problema y todo transcurre con humor. Pero al ver un baobab gigante a unos 200 metros del puesto de police, paramos a disfrutar de su imponente figura, al que rodeamos y tomamos algunas fotos, renegando de no poder disfrutar de trepar tal belleza gigante, por tener sabido que es un arbol sagrado. Lo que no sabiamos de antemano es que tan sagrado es dicho árbol, como para tener que tener pedir permiso al jefe del pueblo o autoridad antes de tomarle una instantanea. Esta tan interesante novedad la descubrimos cuando un poli de esos malos, aparece preguntandonos que quien nos ha dado permiso para tomar fotos al baobab. Respondemos con otra interrogativa tal como,.. eing??? Así que sin nada más fuerte que su propia autoridad le quita la camara la Jose. Nos quedamos boquiabiertos,, y semiparalizados,.. ¿que hacer?. Intentamos dar explicaciones, justificarnos, defendernos y por supuesto recuperar el aparato, pero la cosa no va bien. Tras nuestros intentos frustrados y la pequeña sensación de que el poli se quiere quedar con la camara, éste invita al Jose a que vaya con él a su pequeño cuartel con el pasaporte en mano. Uno de los franceses que nos acompañan hace de interprete y se encarga de hablar de futbol y contar los chistes malos, y el poli bueno destensa la situación, devuelve la camara e ofrece té a sus invitados blancos, mientras el malo apunta el nombre y número de pasaporte en un papel que seguramente desapareció al instante. Así todo queda como un susto aprendizaje, y en que aun quedan muchas cosas que aprender cuando uno llega de nuevo a un pais de cultura completamente distinta.


A partir de ahi seguimos nuestro camino a traves de esta pista rojiza, en la que hemos encontrado una gente lindísima, sonriente, también es cierto que muy pobre, pero de un gran corazón y una gran sonrisa en sus rostros. Estando debajo de un árbol acampados, llega un chico en su carro y nos trae dos sandias, de poco en poco va llegando gente el pueblo, los más abuelos, muchos niños, alguna mujer, y como no, alguno que estuvo trabajando en Almeria en los mares de plástico. Acabamos haciendo intercambio de conocimientos, sobretodo los más entendidos en agricultura, entrando en la escuela, haciendo un pequeño espectaculo a la hora del recreo, conciendo un poquito como funciona la educación y la vida de aldea. Ha sido una verdadera suerte que nuestro primer contacto con el país haya sido tal. La aldea se llama Kasan.


Seguimos camino a Kitta, y de ahí tomamos rumbo a Bamako, una capital de un millón y medio de personas. Una vez dentro se presenta el caos, una sensacion completamente opuesta a la que habiamos tenido hasta ahora. Atascos, polución, gente por todas partes, vendedores ambulantes, buscavidas a doquier,.. es decir, estress! pero no tenemos otra que quedarnos algun día ya que tenemos un pequeño problema en la dirección que hace que se desgasten desmesuradamente las ruedas de la fragon. Así que después de dos dias conseguimos arreglar supestamente la dirección y cambiar neumáticos nuevos para continuar nuestro camino. Así hoy estamos en un pueblo llamado Segour, a unos 200 km de la capital, y ya disfrutando calmadamente de las aguas del Niger. Y si va bien, este seguirá siendo nuestro camino hacia Timbuktu, Mopti, pays dogon...


Y aquí dejamos nuestro boletín informativo, nuestro blog fragonafricano desde tierras malienses, como siempre despidiendonos repartiendo besos y abrazos a nuestros queridos, amor pa todos,.. y esperando que sigais disfrutando de las fragonaventuras de los fragonafricanussssssss

"en mi mundo .. en mi camino"